El papel de la agencia como dinamizadora de la imagen corporativa

Mucho más que identidad visual

La imagen corporativa de una marca va mucho más allá de lo meramente visual. Es el conjunto de pensamientos, creencias y valores que el público asocia con la marca en su totalidad. Sin embargo, aún existe mucho desconocimiento sobre esta materia y cuál es su verdadera función, ya que se considera que la imagen corporativa solo se limita la identidad visual.

Este primer pensamiento erróneo sobre todo lo que engloba la imagen corporativa ya hace que se arrastren muchas ideas equivocadas a lo largo de su entendimiento. En este punto, es donde las agencias juegan un papel crucial para abrir los ojos del cliente y explicarle la gran importancia de conocer el alcance real de este apartado, tan importante para el éxito de la marca. En base a los atributos que se asocian con la empresa, el consumidor puede tener una percepción positiva, neutra o negativa de la marca, por lo que se antoja fundamental dedicar muchos recursos y esfuerzo a planificar una estrategia completa y transversal en materia de imagen corporativa.

Otro pensamiento erróneo y recurrente de las empresas es la de sobreestimar sus conocimientos en materia de comunicación e imagen corporativa, considerando que, sin formación específica en comunicación, serán capaces de desarrollar una narrativa emergente de la marca que conectará automáticamente con su potencial consumidor y con la sociedad. La agencia, formada por profesionales cualificados y con años de experiencia en el sector, conocen las tendencias del mercado y las estrategias más innovadoras y efectivas que, además, encajen con las características y la naturaleza de la marca.

Las agencias acercan la marca al consumidor

También, hay que ser consciente de la posición ventajosa que aporta la agencia a la marca en forma de contacto más estrecho y directo con los medios de comunicación e influencers. Juega un papel parecido a un intermediario entre la marca y los distintos actores de comunicación, acercando a estas a comunicadores que, de otra forma, no sería posible alcanzar. Estos comunicadores juegan un rol muy importante en el panorama actual. Por un lado, los medios de comunicación han ampliado sus formatos y espacios dando pie a oportunidades de presencia de marca que parezcan más orgánicas y menos publicitarias.

En cuanto a los influencers, tienen unas audiencias que, quizá sean menores en tamaño, pero son más leales y receptivas a los mensajes que reciben, por lo que son canales de información que, bien usados, es muy difícil que sean percibidos como publicidad intrusiva. Son comunidades muy definidas y homogéneas en cuanto a gustos, edades y estatus socioeconómico. Por ello, las agencias también saben muy bien qué influencers contactar para que, con sus comunidades, consigan impactos realmente valiosos y penetrantes en posibles consumidores.

Aunque antes hemos ampliado la definición de imagen corporativa a algo más allá de lo meramente visual, las agencias también pueden aportar valor desde la faceta estética y de diseño. Los equipos creativos dinamizan el aspecto visual de la marca para aportarle características según el patrón cromático, la tipografía o las ilustraciones.

Las funciones que abarcan las agencias de comunicación son inmensas y desahogan enormemente a las marcas para que puedan dedicarse a lo más importante: desarrollar la idea o producto para ofrecer una mejor solución al consumidor, pero para hacer llegar dicho producto, siempre será mejor delegar en una agencia para la gestión de su comunicación.

Compártelo