¿Qué hace este patinete en mi museo?

josé_maría_lassalle_Consejo_Asesor_Evercom
José María Lassalle
Director del Foro de Humanismo Tecnológico de ESADE, exsecretario de Estado de Cultura y miembro del Consejo Asesor de Evercom

¿Qué hace este patinete en mi museo?  Una reflexión sobre cultura y movilidad

Con esta pregunta se quiere provocar una primera reflexión sobre el impacto que tendrá en los próximos años el cambio del paradigma de la movilidad sobre la gestión de los espacios culturales.

movilidad y cultura_reflexión_josé_maría_lassalle

Para situarnos en contexto

La movilidad ha hecho que nos desplacemos hasta una institución o una actividad cultural con el fin de obtener a cambio una experiencia personal o colectiva asentada sobre el ocio y el entretenimiento.

Esta movilidad ha provocado flujos cuya medición ha sido el sostén del éxito o el fracaso cultural. Bien mediante su monetización directa, bien mediante el estímulo de patrocinios asociados a su visibilidad.

A ello ha contribuido la estandarización de la cultura como una experiencia de status, en distintos grados dependiendo de la clase y la formación, y de ocio, sin más, para todos los públicos.

Dime cómo y con qué intensidad te visualizas como institución o actividad cultural y te diré cuál es el éxito de tu modelo de gestión.

Conforme a esta máxima se ha diseñado una estrategia de sostenibilidad y financiación de la cultura que, junto a las ayudas públicas de fomento a la misma más o menos directas, ha ido paulatinamente convirtiéndola en un activo económico a través de la idea de “marca” que ha tratado de ser escalable mediante su maximización a través de una alianza con el turismo.

Causas de la tensión estructural en el sector cultural

Avanzado el siglo XXI el modelo comenzó a mesetar y hoy sufre un estrés estructural debido a una combinación de crisis que presionan sobre su viabilidad.

La causa más directa está en que todas esas crisis inciden en la movilidad y la lógica incremental de flujos.

Consecuencias de la revolución digital

A estas crisis hay que añadir otra, más profunda, asociada a la revolución digital.

Concretamente a la alteración de la esencia ontológica y epistemológica de la movilidad.

revolución digital_ eventos

Detección de nuevas oportunidades para el sector

Ante esta situación polí-crítica que afecta a la cultura, a sus experiencias de movilidad y a los espacios sobre los que se proyectan, tal y como hemos venido contemplándolas hasta ahora, surge la urgencia de abordar una resignificación de la movilidad y de la cultura misma asociada a ella.

Lejos de pensar que solo queda certificar nuestra impotencia, lo cierto es que el desenlace es otro muy distinto. Esta acumulación de crisis es, en realidad, una oportunidad para otra forma de cultura:

 

cambio-de-paradigma

En conclusión, todo ello supone una oportunidad para otra forma de cultura basada en una movilidad distinta y un modelo de gestión que active los imaginarios que soportan el capital cívico que subyace en ella y que favorecen sociedades más inclusivas y cohesionadas, más abiertas al entendimiento del mundo que nos toca vivir, pero a partir del disfrute de una nueva cultura de experiencias más apegadas a la piel de nuestro tiempo.

 

Share this