A sus 50 años el Nasdaq es, también, una compañía con propósito

Tal día como hoy, 8 de febrero, pero hace 50 años, el Nasdaq (National Association of Securities Dealers Automated Quotation) celebró su primera sesión. Este mercado emblemático nacido en 1971 cuyo claim era “el mercado de los 100 años” alcanza la cincuentena con el lema de “reescribir el mañana”: “mientras que otros pueden ver lo que tienen ante sus ojos, los empleados de Nasdaq ven en todo momento el ecosistema subyacente de los mercados”.

A sus 50 años, con 3 688 empresas cotizando (la única española es Grifols), es la bolsa con los mejores canales de comunicación financiera o al menos los más dinámicos y con personalidad por su actividad en Instagram con actualizaciones cercanas y con toque de humor, por sus pines inspiradores en Pinterest, y sus mensajes más corporativos Linkedin , YouTube, Facebook y Twitter. También es una gran fuente de contenido tanto por los análisis e insights que ofrece en su web como por su podcast TotalMarkets, con entrevistas realizadas por su economista jefe Phil Mackintosh (aunque no hay nuevas entradas desde junio del año pasado).

No solo es el mercado más moderno y actual por el perfil de las compañías que cotizan sino también por su filosofía corporativa. Al fin y al cabo, la propia Nasdaq es una compañía cotizada y como tal debe cumplir ciertos estándares. Su actual CEO, Adena Friedman, se convirtió en la primera mujer en dirigir un gran operador bursátil de los EEUU en 2017 y en una referencia en el sector financiero.

En materia de ASG (criterios Ambientales, de Sostenibilidad y buena Gobernanza. ESG por sus siglas en inglés) también es una de las bolsas más activas. A finales de 2020 lanzó su “Purpose Initiative” que, junto con su centro empresarial (Nasdaq Entrepreneurial Center) y la fundación educativa (Nasdaq Educational Foundation), además de otros recursos actuales con los que cuenta la compañía, se centrará en abordar problemas sociales y económicos reales que básicamente tienen un impacto directo en sus negocios. En palabras de su responsable de sostenibilidad, Evan Harvey, “queremos atraer a más mujeres y a participantes diversos al canal empresarial; darles las herramientas y el acceso para crear puestos de trabajo y construir empresas sostenibles. Queremos que los inversores comprendan mejor los mercados, tomen decisiones más inteligentes e inviertan a largo plazo. En resumen, queremos que los mercados de capitales extiendan su influencia positiva y estabilizadora a todos los que, por una u otra razón, se han quedado fuera. No se me ocurre un objetivo mayor para todos nuestros productos y servicios, y más aún, un propósito mayor para esta organización”.

Gran parte de sus esfuerzos estarán centrados a mejorar los conocimientos financieros de los grupos con menor representación. Algo que han definido como “re-imaginar el compromiso de los inversores” para poder compartir los beneficios que genera el mercado. Otro de sus objetivos a través del Nasdaq Entrepreneurial Center es ayudar a construir una comprensión más profunda, basada en datos, de dónde están los mayores desafíos y qué esfuerzos existentes podrían ser amplificados para hacer contribuciones nuevas y distintivas.

El deseo: impulsar economías más fuertes, igualdad de oportunidades y contribuir a un mundo más sostenible para ayudar a las comunidades, empleados y clientes a alcanzar su máximo potencial.

El reto en 2021 para todas las compañías que al igual que el Nasdaq han anunciado su “propósito” es ser capaz de identificar parámetros efectivos para medir sus avances y así poder comunicarlos de manera eficiente.

Laura Díaz Bettarel | Directora de la División de Comunicación Financiera

Compártelo