¿Puede la publicidad fomentar el consumo responsable?

publicidad y consumo responsable, tarea de todos

Adoptar hábitos de consumo responsable es una cuestión que nos afecta a todos y donde la publicidad juega un papel fundamental por su amplia capacidad de influencia.

La publicidad es un reflejo de la sociedad: muestra lo que la gente quiere, lo que la gente cree y lo que la gente teme. En las sociedades modernas, la publicidad tiene un gran poder de influencia. Puede moldear nuestros pensamientos y comportamientos, e incluso nuestros valores.

A medida que la sociedad se ha vuelto más consciente de las injusticias sociales, la sostenibilidad y el consumo responsable, la publicidad también ha cambiado. Ahora vemos más anuncios que promueven la igualdad, la inclusión y la protección del medio ambiente.

La publicidad y el consumo responsable pueden y deben ir de la mano para promover un futuro más ético. Así es como surge la publicidad responsable, aquella que busca alinear el mensaje de las empresas con un enfoque estratégico de triple balance. Esto implica cuidar la rentabilidad económica (como cualquier negocio), pero también el equilibrio ambiental (productos y servicios ecológicos, diseñados con criterios ambientales) y social (comercio justo, condiciones laborales dignas, inversiones en la comunidad, etc.). El mensaje se vuelve entonces más complejo, con unas implicaciones que van más allá de la simple persuasión, y se basa en la divulgación, sensibilización y concienciación.

¿Alguna vez has pensado en todo lo que consumimos desde que nos despertamos?

consumo y publicidad responsable

Lo que elegimos consumir es importante, y por eso es necesario convertir al consumidor en responsable. Un comprador consciente, es aquel que no solo tiene necesidades materiales, sino también éticas, preocupándose no sólo por su propia salud, sino también por la de la sociedad y la del planeta. Por eso, opta por consumir marcas que se comprometan con unos estándares éticos, que apoyen el comercio local o la posibilidad de reutilizar sus productos para que otros puedan aprovecharlos. Pero, ¿cómo podemos conseguir esto?

La información es poder

La publicidad puede tener un alcance enorme, por lo que puede desempeñar un papel fundamental en la educación de los consumidores. Las campañas publicitarias pueden proporcionar información relevante a la hora de decidirse por unos productos u otros, como la huella ecológica, origen y prácticas de producción éticas. Los anuncios pueden fomentar que los usuarios tomen decisiones más conscientes, al destacar características como el reciclaje, el comercio justo y la sostenibilidad. Al hacerlo, la publicidad puede empoderar a la población para que estén más orgullosos de sus elecciones como consumidores al estar alineadas con sus valores y preocupaciones.

consumo responsable y publicidad

La responsabilidad es cosa de todos

Al igual que la publicidad influye en los consumidores, también puede hacerlo en las empresas para que adopten palabras más responsables. Cuando el público premia a las marcas que promueven la sostenibilidad y la responsabilidad social, otras empresas se ven motivadas a seguir el ejemplo. Esto inicia un ciclo de retroalimentación, por sí solo, en el que las empresas compiten por ser líderes en la adopción de prácticas sostenibles, lo que beneficia a la sociedad y al planeta en su conjunto.

empresa sostenible publicidad responsable

La regulación se hace partícipe

Los hábitos de consumo responsables pueden favorecerse con la presión social y de los consumidores, que puede llevar a la creación de regulaciones más estrictas. Estas regulaciones pueden servir de referencia para que empresas y usuarios sepan si sus prácticas son adecuadas.

La semilla de una conciencia responsable

La publicidad puede ser un arma muy poderosa a la hora de crear conciencia sobre cuestiones sociales como el cambio climático, la igualdad de género, la justicia social. Las campañas de concienciación pueden motivar a actuar de manera responsable y a apoyar cambios positivos en la sociedad. La publicidad puede ayudar a diferenciar el consumo que es necesario, sostenible, de proximidad o residuo cero que no genere emisiones, apoyando iniciativas que promuevan estos hábitos.

La convivencia de la publicidad y el consumo responsable es una oportunidad para forjar un futuro más sostenible y ético. Con el compromiso de las empresas, los reguladores y los consumidores, podemos lograr un equilibrio donde la publicidad sea un motor de cambio positivo en nuestra sociedad.

consumo y publicidad responsable

En definitiva, crear un impacto positivo en nuestras vidas y nuestro planeta no es ya una cuestión accesoria. Hoy no se entiende el desarrollo de una corporación sin un compromiso firme con la sostenibilidad.
Al menos, esta es la visión de evercom en lo que a las políticas de responsabilidad social y ambiental se refiere.

Todos somos parte del cambio y para conseguirlo debemos aplicar en toda nuestra actividad empresarial unos principios que vayan más allá de nuestro desarrollo económico. De ahí que en evercom fomentemos desde los más altos órganos de la compañía una cultura organizativa centrada en valores y orientada a la mejora de la gestión, la transparencia, la participación y la consecución de resultados que impacten directamente en las comunidades en las que operamos.

Compártelo