Los portavoces: claves en la reputación y el branding corporativo

Sara Diaz_artículo_blog_evercom
Sara Díaz
Consultora en la división de Comunicación Corporativa de evercom

los portavoces, claves en la reputación y el branding corporativo

Cada vez son más las marcas que se apoyan en sus portavoces para posicionarlos como expertos en su sector y, de una manera más cercana para su público objetivo, trabajar en su estrategia de reputación y de branding corporativo.

Todas las empresas desarrollan una estrategia para mejorar su reputación y construir y proyectar su marca hacia su público objetivo, pero cada vez son más las que se preocupan por posicionar a sus portavoces, normalmente CEO, presidente o director general, como expertos en su sector. Un papel que, sin duda, agrega un valor a todo plan de comunicación corporativa que se precie y que cada vez es más necesario dada la gran exposición mediática a la que se enfrentan las marcas.

La importancia de los portavoces

El portavoz de una empresa es una figura esencial que tiene una importante labor: transmitir los mensajes clave de la compañía. Sin embargo, no es solo cuestión de comunicarlos, lo que realmente importa es que esta persona lo haga de manera clara, sencilla y que tenga calado en el público al que se dirige. Además, debe contar con un carisma o aptitudes trabajadas que le conviertan en una voz sólida y creíble de la compañía.

claves para la formación de portavoces y elevar su nivel de confianza

Claves para el posicionamiento de portavoces corporativos

Cada vez es más habitual contar con un elenco de portavoces o voces expertas según los territorios de comunicación en los que la marca se quiere posicionar como referente. Pese a esto, las claves para una buena formación de portavoces, que, sin duda, se debe tener en cuenta dentro de toda estrategia de reputación y branding corporativo, son comunes a todas estos representantes de la compañía:

  1. Conocer los medios de comunicación y la audiencia
    Saber quién es su interlocutor, en gran parte de los casos, los periodistas, es fundamental para el posicionamiento de los portavoces dentro de la estrategia de reputación de una marca. Igualmente, conocer las necesidades y el perfil de la audiencia a la que se dirige es básico para poder adaptar los mensajes corporativos que debe transmitir al lenguaje utilizado por ese público.
  2. Conocer el mensaje
    Es su empresa y, seguramente, la conoce mejor que nadie, pero los portavoces deben conocer la forma y el tono de la información que se ofrece al público, que ha establecido el departamento de comunicación, o agencia con la que trabaja, para mejorar la reputación a través de mensajes directos, pero, sobre todo, relevantes para sus audiencias.
  3. Comunicarlo verbalmente haciendo uso de las tres ‘C’
    Ser claro, conciso y concreto es uno de los pasos hacia el éxito del posicionamiento de los portavoces corporativos. De nada le sirve ser experto en la materia si el mensaje llega diluido o confuso a sus interlocutores. Para ello, es importante ayudarse de un storytelling que cuente los hechos, los datos y el contexto de la manera más eficaz posible.
  4. Cuidar la comunicación no verbal
    No es sólo qué dice el portavoz si no la forma en la que lo expresa. Una voz clara y que adapta su tono al discurso, una mirada a la audiencia y que se usa para enfatizar, y una sonrisa y gesticulación comedida a la situación son fundamentales para crear esa confianza entre el emisor y el receptor.

portavoces, mensajes, reputación y branding corporativo

Desde Evercom ayudamos a las marcas para impulsar el posicionamiento de sus portavoces como parte de la estrategia de reputación y creación de branding corporativo. Para ello, alineamos los valores, atributos y mensajes entre el directivo y los de la propia corporación y seguimos una estrategia de comunicación basada en tres pilares: la creación de la marca personal, el posicionamiento en medios y redes sociales y  la participación en acciones singulares.

Compártelo